Etiquetas

, , , , , ,

Silvano michoacan

Michoacán, está enfermo, y la matriz de su enfermedad radica en la sede del Gobierno estatal y en las 113 presidencias municipales, los efectos de la enfermedad los padece más del 60% de su población que vive en pobreza

Por: Alberto Gutiérrez Tlalpan

Michoacán, tiene una extensión territorial de 59 mil 928 kilómetros. En sus 113 municipios, incluida su capital, vivimos 4 millones 351 mil 037 personas y representamos el 3.9% del total del país. 2 millones 248 mil 928 son mujeres y 2 millones 102 mil 109 somos varones. Ellas son el 51.7% de la población del estado y nosotros el 48.3%. Del total de población el 58% son personas menores de 30 años

En Michoacán, habitamos casi 4 millones y medio de seres, con pensamientos propios y con la capacidad de ser conscientes de nosotros mismos, de nuestra existencia, nuestro pasado y nuestro presente.

Los michoacanos sabemos que tenemos el poder, de planear y de transformar, para realizar distintos proyectos que redunden en beneficio de cada habitante de este maravilloso estado que aportó al éxito de la Independencia de México y La Revolución social de 1910.

Michoacán, también participó en la Revolución Cristera de 1926 a 1929. Cuando el presidente de la República Plutarco Elías Calles, llevó a cabo un plan genocida contra sacerdotes y seminaristas en algunos estado del país, luego de que la sociedad rechazara el intento de Calles, de prohibir la Libertad Religiosa, así como de privar a la Iglesia católica a poseer bienes, y que sus sacerdotes y seminaristas usaran sotana fuera de las iglesias o las religiosas fuera los conventos y les negaba la personalidad jurídica.

Confrontada con esta situación, la Iglesia intentó reunir dos millones de firmas para proponer una reforma constitucional. La petición de los católicos mexicanos fue rechazada. Los católicos llamaron y realizaron un boicot para no pagar impuestos, minimizaron el consumo de productos comercializados por el gobierno, no comprar billetes de la Lotería Nacional, ni utilizaron vehículos con el fin de no comprar gasolina. Esto causó severos daños a la economía nacional, al tiempo que sirvió para que las posiciones de distintos grupos dentro de la propia Iglesia católica en México se radicalizaran.

La radicalización hizo que en zonas de los estados de Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Jalisco, Colima, Aguascalientes, Nayarit y parte de San Luis Potosí al igual que Zacatecas, en la Ciudad de México, y en la península de Yucatán creciera el movimiento social que pedía se reivindicaran los derechos de libertad de culto en nuestro país.

Algunas estimaciones ubican el número de personas muertas en este conflicto en un máximo de 250 mil, entre civiles, combatientes cristeros y del Ejército Mexicano.

Desde su independencia, México y Michoacán, han sido botín de los poderosos en turno, de políticos opresores y represores de su pueblo, de su propia gente.

Con la capacidad de ser conscientes, los michoacanos, sabemos que desde el año 2006, nuestro estado y toda su extensión territorial, estuvo dominada por el crimen organizado. Un cáncer que ha lacerado el Alma de México. Que ha dañado la economía de los michoacanos y que logró sumir en el temor y el miedo a la mayoría de su población extorsionada, amenazada o asesinada en complicidad con sus gobernantes a lo largo y ancho del territorio estatal.

Los michoacanos, sabemos que hemos sido gobernados por el mal, por la inconciencia, por el abuso de poder, por la negligencia y la corrupción, porque todos ellos, son los deseos profundos, que dominan a nuestros gobernantes, no solo municipales, y estatales, también nacionales.

Michoacán, ha vivido una época oscura y aun hoy, la lucha por el poder, la ambición, la inconciencia, la corrupción y la indiferencia, amenazan la paz social y la estabilidad económica de las familias michoacanas de bien.

Los secuestros que no se publican en los medios, continúan en Michoacán, tan solo por mencionar uno de ellos, en Uruapan, hay registros de al menos 10 secuestros, pero la prensa no lo dice por temor, también los hay en otras regiones y tampoco las hace públicas la Procuraduría de Justicia, por ello no extraña el rechazo social hacia las fuerzas armadas de Michoacán, que son auxiliares del Ministerio Público para investigación de los delitos y la persecución de los delincuentes..

Sigue apareciendo gente ejecutada en los municipios de Michoacán.

Michoacán, está enfermo, y la matriz de su enfermedad radica en la sede del Gobierno estatal y en las 113 presidencias municipales, los efectos de la enfermedad los padece más del 60% de su población que vive en pobreza, en municipios que carecen de desarrollo urbano e infraestructura urbana, que están olvidados y que eso sí han sido dejados a la mano de Dios.

Tomando en cuenta que 2 millones y medio de Michoacanos son menores de 30 años, los gobiernos locales y el estatal, deben enfocar sus programas y políticas públicas, así como proyectos de inversión al sector juvenil, de la población, generando con ello, oportunidades de negocio, creación de empleos y la reactivación económica.

De la misma manera el gobierno federal y estatal debe generar los espacios públicos, áreas de recreación, como parques lineales o canchas deportivas, no solo en las zonas urbanas, también en las zonas rurales.

La infraestructura urbana es importante porque en ella englobamos, clínicas de salud, mercados, escuelas, preparatorias, universidades. Infraestructura vial, calles bien diseñadas, con banquetas amplias que faciliten la movilidad urbana. Alumbrado público, electrificación, desarrollo de viviendas dignas, drenaje sanitario, recolección de basura, aseo y limpia públicos, dotación de agua potable. Rellenos sanitarios, plantas de tratamiento de aguas residuales, panteones, parques, plazas, corredores turísticos y urbanos, reservas naturales, áreas naturales protegidas y mucho pero mucho más.

En cuestión de tecnologías de la Información, se debe incrementar la conectividad móvil, que Michoacán esté conectado cibernéticamente, más puntos Wi-Fi públicos en todos los municipios. Se debe abatir el analfabetismo cibernético también en Michoacán.

Michoacán, debe, es justo y es necesario, que salga del abismo oscuro al que nos ha llevado la clase política. El descontento masivo, es innegable y a estas alturas, la inacción es inadmisible. Con ser indiferentes, no se resuelve el problema, pero si hacemos uso de la luz natural de la razón que habita en nuestro pensamiento, si aprendemos a analizar nuestro entorno, si aprendemos a reciclar nuestras prioridades, podremos ver con claridad que es prioritario entender que somos parte de un mismo estado, una Unidad, que es nuestra casa. Michoacán, y nuestras familias son el ombligo que nos ata a nuestra madre tierra que necesita de la luz de sus hijos, para caminar por un sendero de desarrollo iluminado.

Al final de cuentas en el camino sabemos que la iluminación que buscan los grandes pensadores, se encuentra en nuestra mente, en nuestro pensamiento, en nuestra alma, por eso la mayoría de los michoacanos no somos desalmados, somos honestos, trabajamos, aportamos al desarrollo de nuestro estado, a su Producto Interno Bruto PIB, pagamos impuestos y vaya que pagamos, desde que nacemos, hasta cuando estudiamos, nos enfermamos, o compramos cualquier cosa: auto, casa, computadoras, bicicleta, si pagamos luz, si pagamos agua, si comemos, si bebemos, si nos casamos, si nos divorciamos, si viajamos o si nos quedamos, si comemos o no y hasta si nos morimos, seguimos pagando perpetuidad en los panteones a través de nuestras familias.

¿Por qué pagamos tanto y tanto impuesto? Porque somos los que generamos la riqueza y los bienes nacionales, los que pagamos sueldos de primer mundo a nuestros gobernantes, a cambio de obras y programas de tercer mundo.

Pensar no cuesta nada, reflexionar es fácil y vano si no lleva implícita la acción, todo es dialéctico, todo cambia, nada es estático, el mundo sigue girando, cada día hay un nuevo sol, que nos aguarda tras cargarnos como una pila, cada noche o cada vez que dormimos para llenarnos de luz. Eso hace el sol metafóricamente, pero nosotros mentalmente, debemos activar la luz de nuestra razón, ejercitar el pensamiento teniendo como centro a Michoacán, para buscar alternativas que nos hagan salir de la anarquía en la que vivimos.